Qué es una comisión de reembolso a favor del fondo

La comisión de reembolso es el porcentaje que debemos pagar si vendemos (mediante una operación de reembolso) participaciones de un fondo. Habitualmente, es la gestora la que se beneficia de esta comisión. Sin embargo, existe una excepción: la comisión de reembolso a favor del fondo.

En el caso de que un fondo tenga una comisión de reembolso a favor del fondo y un partícipe decida reembolsar participaciones, los beneficiados por la comisión serán el resto de partícipes del fondo, pues el importe de la comisión pasa a formar parte del patrimonio total gestionado.

La comisión de reembolso no es obligatoria. Sin embargo, muchos fondos la establecen con fines disuasorios para favorecer la inversión a largo plazo o evitar suscripciones/reembolsos a corto plazo. La comisión de reembolso también puede dejar de ser vigente para participaciones que tengan cierta antigüedad.

En cualquier caso, todas las condiciones comerciales como son las comisiones están detalladas en el folleto de cada fondo de inversión.

¿Merece la pena pagar la comisión de gestión de un fondo de inversión?

A la hora de invertir en un fondo de inversión, uno de los primeros aspectos a considerar es su comisión de gestión. Y es que, tanto si el fondo genera rentabilidad como si no, un partícipe debe pagar una comisión de gestión proporcional al patrimonio invertido en el fondo.

Así pues, una pregunta totalmente justificada es preguntarnos a nosotros mismos si merece la pena pagar dicha comisión, que en muchos casos es sustancial.

Ante esta disyuntiva, la respuesta más sencilla es que soportar la comisión de gestión merece la pena si el fondo consigue batir al mercado, es decir, si el fondo obtiene una rentabilidad superior (una vez descontada la comisión) de un fondo de inversión comparable o de un fondo indexado.

Otro enfoque para justificar la comisión de gestión es que si nosotros, como ahorradores o pequeños inversores, somos capaces de obtener rentabilidades superiores a las de un fondo en el caso de invertir por nuestra cuenta directamente en acciones o bonos. No olvidemos que un fondo de inversión está gestionado por profesionales, y a priori, serán capaces de obtener mejores rentabilidades que una persona sin los suficientes conocimientos financieros.

Por otro lado, –y esto es especialmente relevante para inversores a largo plazo– es que los fondos de inversión gozan de una política de diferimiento fiscal, que consiste en esencia en que los traspasos entre fondos están exentos de la obligación de tributar las plusvalías obtenidas. Y esta ventaja tiene un efecto muy positivo para los inversores a largo plazo debido al interés compuesto.

Por último, también debemos recordar que la mayoría de fondos de gestión activa no baten a sus índices. En este caso, en el que no sepamos en qué fondo invertir, los fondos indexados son una excelente opción, puesto que sus comisiones son realmente bajas, del entorno del 0,3-0,4% anual.

Como último apunte, para personas que no tienen muchos conocimientos financieros pero quieren invertir en fondos indexados, una excelente opción es contratar un robo-advisor. Un robo advisor te creará una cartera de fondos de acuerdo a tus necesidades (nivel de riesgo que estás dispuesto a asumir, tus ahorros actuales, tu horizonte temporal...) aunque no sepas nada de inversión o instrumentos financieros.

Y por supuesto, aunque no es garantía de éxito, conviene valorar la posibilidad de invertir en fondos gestionados por gestores con una trayectoria de éxitos durante muchos años. Cómo se suele decir, rentabilidad pasada no garantiza rentabilidad futura, pero existen gestores con un trackrecord que han conseguido batir al mercado durante varias décadas, lo que indica que saben gestionar patrimonios de forma satisfactoria para sus clientes.

Magallanes Microcaps: diferencias entre la clase B y clase C

Que invertir a largo plazo es rentable no es ninguna novedad. En el caso del fondo Magallanes Microcaps, los inversores tienen a su disposición la clase B, con una comisión de gestión más baja para aquellos ahorradores que se comprometan a mantener la inversión durante al menos 5 años.

Comisiones del fondo Magallanes Microcaps

La diferencia entre las clases del fondo Magallanes Microcaps Europe es la comisión de gestión. En concreto, la clase B tiene una comisión más baja, del 1,75%, frente a la comisión de la clase C, del 2% anual sobre patrimonio.

Por otro lado, ambas clases tienen una comisión de reembolso del 5% si vendemos las participaciones antes de un periodo de tiempo determinado. En concreto, la clase B está sujeta a comisión de reembolso para participaciones con una antigüedad inferior a 5 años. En el caso de la clase C, el periodo de “permanencia” es de sólo un año.

Clase Comisión de gestión
Clase B 1,75%
Clase C 2,00%

Como vemos la clase B es más barata a cambio de comprometernos con nuestra inversión durante al menos 5 años. Aunque la diferencia de la comisión pueda parecer pequeña, de solo 0,25 puntos, el efecto sobre la revalorización del valor liquidativo a largo plazo es sustancial, debido al efecto del tiempo y la capitalización compuesta.

El fondo Magallanes Microcaps invierte en compañías cotizadas de pequeña capitalización bursátil siguiendo los principios de inversión del value investing. En el cierre del cuarto trimestre de 2017, el fondo tiene en cartera 51 valores (ver top 10 acciones en cartera), con un patrimonio total de 82,7 millones de euros de algo más de 1.800 partícipes.

La inversión mínima de ambas clases es de una participación. Su valor liquidativo inicial fue de 100 euros, y actualmente supera los 110€, por lo que el fondo de small caps de Magallanes es accesible para cualquier ahorrador o inversor que quiera invertir en compañías value pequeñas. Cuenta como gestor con el conocido Iván Martín, respaldado por el resto del equipo de la gestora Magallanes.

Tal vez te interese: ver el resto de fondos de Magallanes Value Investors.

Batir al mercado: qué es y pistas para conseguirlo

Batir al mercado es una expresión utilizada para indicar que un inversor, tanto profesionales, traders o gestores de fondos son capaces de conseguir una rentabilidad superior al del mercado.

Conviene aclarar qué es el mercado. Y es que el mercado financiero está compuesto por miles de instrumentos: acciones cotizadas en bolsa, deuda corporativa, bonos gubernamentales, que a su vez se encuentran en mercados distintos (políticos o geográficos). Ante esta amplia oferta de productos financieros es dónde cobran sentido los índices bursátiles.

Los índices permiten comparar de forma sencilla y realista nuestras inversiones. Por ejemplo, si sólo invertimos en España podríamos usar como benchmark el índice IBEX; o el S&P 500 si invertimos en acciones de Estados Unidos. También podemos utilizar una combinación de índices si invertimos en más de un mercado.

En el caso de los fondos de inversión, la mayoría establecen un benchmark contra el que comparar las rentabilidades obtenidas. Y es que la labor de un gestor de fondos es batir al índice. De lo contrario no tendría sentido pagar comisiones elevadas para al final obtener peores resultados. Un dato interesante es que la mayoría de fondos de inversión no baten al índice. Este fenómeno explica en parte el rotundo éxito de los fondos y ETFs indexados (fondos que replican a un índice).

Otro apunte interesante es que para comparar la rentabilidad de un fondo frente al mercado es mejor hacerlo a largo plazo. Y es que la bolsa es extremadamente volátil y no tiene mucho sentido comparar rentabilidades a corto plazo.

Así pues, un buen fondo de inversión debe ser capaz de conseguir dos objetivos:

  • Si el índice baja, que el valor liquidativo del fondo baje en una proporción menor, aunque el resultado sea obtener una rentabilidad negativa. Y es que no conviene olvidar el riesgo de mercado.

  • Si el índice sube, que el valor liquidativo del fondo obtenga una rentabilidad superior.

Si en el largo plazo se cumplen estas dos condiciones, el fondo habrá batido al mercado, tu patrimonio se habrá revalorizado más que un fondo índice y la comisión del fondo de gestión activa estará perfectamente justificada y habrá merecido la pena.

Buscando fondos que baten al mercado

Las estadísticas están en nuestra contra. La mayoría de fondos de inversión de gestión activa no baten a los fondos indexados. Éste es un hecho que debemos asumir. Sin embargo hay algunas ideas a considerar para encontrar fondos o gestores que baten al mercado.

  1. Trackrecord del gestor: existen gestores que llevan muchos años gestionando fondos. Es interesante encontrar estos fondos e investigar si su rentabilidad se debe a una mera cuestión de azar o por el contrario cuentan con una formación adecuada y metodologías de inversión que les permita batir al mercado. En cualquier caso, recuerda que rentabilidad pasada no garantiza rentabilidad futura.

  2. Value investing: el value investing tiene una base teórica muy fuerte. Se basa en analizar minuciosamente una empresa, determinar su valor “real”, el denominado valor intrínseco, e invertir en estas compañías cuando cotizan por debajo de su valor intrínseco en bolsa. El mercado, antes o después, reconocerá su precio real y se obtendrá la rentabilidad deseada. Con el indice value investing de fondos españoles te puedes hacer una idea de la rentabilidad pasada de este tipo de fondos.

En el caso de invertir por tu cuenta (ya sea en fondos de inversión o directamente en acciones) es imprescindible no dejarnos llevar por nuestras emociones. Debemos trabajar el aspecto psicológico, que tantas veces juega a nuestra contra.

Por ejemplo, es recomendable mantener cierta liquidez cuando el mercado está caro (burbujas) e invertir cuando la bolsa está barata. También es recomendable hacer el menor número de operaciones posibles (no olvides que los gastos de broker, comisiones de compra/venta... lastran la rentabilidad).

En el caso de los fondos de autor (por mucha reputación que tengan), es conveniente diversificar por si llegara el caso de que el gestor perdiera su habilidad que le diferenciaba en el pasado. Y es que los gestores estrella también pueden terminar estrellándose.

La bolsa es un camino de minas donde si no pisas ninguna bates al mercado (Luis de Blas)

La bolsa es un camino de minas dónde si no pisas ninguna bates al mercado – Luis de Blas

Fragmento de la entrevista:

Entrevista a los gestores del fondo de inversión Valentum: Luis de Blas y Jesús Domínguez.

Fuente: OK Diario

Estrategias de inversión: aportaciones periódicas

Una excelente estrategia de inversión —especialmente indicada para ahorradores a largo plazo — es la de aportar periódicamente a nuestra cartera de fondos parte de nuestros ingresos.

En el caso de invertir en fondos, parte de nuestro salario lo destinaríamos a comprar más participaciones y en el caso de invertir directamente en bonos o acciones a comprar más acciones o bonos.

De esta forma estarás ahorrando para tu jubilación poco a poco, sin que se vea radicalmente lastrado tu nivel de vida. Se trata de buscar un equilibrio entre el ahorro destinado para el futuro y el porcentaje de ingresos que destinamos al consumo en el presente.

¿Por qué aportaciones periódicas?

Si inviertes de golpe todos tus ahorros en fondos de inversión —especialmente en fondos de renta variable— pueden sucederte dos casos extremos:

  • Invertir cuando la bolsa está cara: si inviertes cuando la bolsa está cara y estalla una burbuja, el valor de tu inversión bajará drásticamente y probablemente encuentres tu rentabilidad en negativo durante varios años.

  • Invertir cuando la bolsa está barata: la bolsa está barata después de una brusca caída.

El problema es que nadie sabe cuando las bolsas van a subir o bajar, y tratar de predecir su comportamiento en el corto plazo es una tarea inútil. De ahí la importancia de las inversiones o aportaciones periódicas.

La principal ventaja de las aportaciones periódicas en fondos es que compensamos las compras cuando las acciones están sobrevaloradas con las compras cuando la bolsa está infravalorozada. En la práctica, conseguiremos ponderar el precio de compra, asumiendo un menor riesgo.

La segunda ventaja, y no por ello menos importante, es que adquiriremos el hábito del ahorro. Tarea, que por otro lado, requiere de disciplina. Mucha disciplina.


Si estableces en tu economía familiar una estrategia de inversión con aportaciones periódicas debes tener en cuenta varios factores a considerar, que trataremos de esbozar a continuación:

1. ¿Cuánto debo aportar todos los meses?

Lo ideal es establecer una meta de ahorro mensual. Es decir, destinar un porcentaje de tus ingresos mensuales al ahorro mediante inversiones periódicas y destinar el resto a facturas y gastos del día a día.

2. Crea un fondo de emergencia

Un fondo de emergencia es una cantidad de dinero que tengas reservado para contingencias: averías del coche, posibles gastos médicos inesperados, una reforma urgente en el hogar, cubrir gastos en caso de perder un empleo durante unos meses...

Se trata de tener una cierta cantidad de dinero que te permita atender a gastos inesperados sin tener que verte en la obligación de vender activos.

3. En qué invertir las aportaciones periódicas

Decidir en qué invertir tus ahorros no tiene una respuesta universalmente válida. El tipo de fondos en que invertir depende de factores como tu edad, el riesgo que estés dispuesto a asumir, si los tipos de interés son altos o bajos, el punto del ciclo económico en el que nos encontremos, tu nivel de vida, cuánto patrimonio tienes actualmente ahorrado, si las bolsas se encuentran alcistas o bajistas...

Ante esta pregunta, podemos recurrir a asesores financieros que elaborarán una estrategia acorde a tus necesidades. Los robo advisors también son una excelente alternativa.

Y por supuesto, antes de invertir es conveniente formarnos para invertir de forma consiciente. Es decir, asumir la responsabilidad de nuestras necesidades de ahorro e invertir en consecuencia.

Un buen punto de partida, que tiene que ver con nuestra edad al invertir a largo plazo es el asset allocation, es decir, cuanto destinar a renta variable y cuánto a renta fija. John Bogle propone una regla muy sencilla: invertir en renta fija el mismo porcentaje que nuestra edad, y el resto destinarlo a renta variable.

Copiar ideas de inversión de un gestor de fondos

Es tentador. Revisas la cartera de un fondo de inversión, descubres una compañía atractiva para invertir y compras por tu cuenta sus acciones. ¿Por qué no? Al fin y al cabo te estás ahorrando las comisiones de gestión del fondo. ¿Qué puede salir mal?

Lo cierto es que copiar las carteras de acciones de un fondo, de un gestor o de cualquier inversor no es una buena idea. Cuando invertimos en cualquier activo hay que ser conscientes de qué estamos comprando. Y el mero hecho de copiar, por muy reputado que sea el gestor, no es en ningún caso invertir conscientemente.

Estos son algunos motivos por los que no es buena idea copiar las ideas de otros:

  • Desconocemos el precio de compra: en el caso de los fondos de inversión, sólo podemos conocer sus carteras con carácter trimestral. Además, éstas se hacen públicas con un mes de retraso. Por lo tanto, desconocemos el precio de compra y cuando nosotros conozcamos en qué acción invierte un fondo su precio ya no sea razonable para invertir.

  • Desconocemos el análisis fundamental: analizar una compañía con un mínimo de rigor puede llevar muchísimas horas. Incluso meses. Desconocemos en absoluto qué valoración tiene el gestor sobre la compañía. Si vas a copiar la posición de un gestor, deberías hacer tu propio análisis sobre la compañía y los motivos por los que ha decidido invertir en la misma.

  • Desconocemos el precio objetivo de venta: desconocemos cuál es la intención del gestor respecto a la acción. No sabemos a qué precio objetivo la venderá o el tiempo que tiene planeado mantenerla en cartera.

  • El gestor o analista puede estar equivocado: Sí, por mucha reputación que tenga un fondo, lo cierto es que los profesionales también se equivocan. Es por este motivo que los fondos de inversión diversifican sus carteras: disminuir el riesgo.

Por lo tanto, consultar las carteras de un fondo de inversión es útil para descubrir oportunidades que se nos habían pasado por alto pero si vas a copiar su estrategia es recomendable analizar la compañía en cuestión, llegar a nuestras propias conclusiones e invertir en consecuencia.

Value Bilbao con Álvaro Guzmán de Lázaro

Vía Finect nos hacemos eco de una nueva edición de Value Bilbao, que contará con el reputado gestor Álvaro Guzmán de Lázaro, socio fundador y gestor de azValor.

Las plazas son limitadas y el evento tendrá lugar el día 22 de febrero de 2018 a las 19:00 en la Sociedad Bilbaína, Navarra 1, Bilbao.

Ediciones pasadas de Value Bilbao:

Podcast Value Investing FM de Academiadeinversion.com

Hoy nos hacemos eco de un nuevo podcast sobre inversión en valor, Podcast Value Investing FM. Este podcast tiene como objetivo difundir las enseñanzas que ofrece esta Metodología de inversión para saber invertir en empresas que cotizan por debajo de su valor intrínseco y que cuentan con ventajas competitivas y moats con un enfoque te inversión a largo plazo.

Puedes suscribirte al podcast en iVoox, YouTube y próximamente iTunes Podcasts. También puedes seguirlo desde su propia página web, donde además podrás aprender sobre inversión en valor con una extensa gama de artículos sobre esta metodología de inversión.

Aprender value investing es muy útil tanto para pequeños inversores que invierten directamente en acciones como para aquellos que prefieren invertir en fondos de inversión value investing, donde el gestor se encarga de encontrar valor pero es imprescindible para el partícipe conocer los riesgos asociados de la inversión en fondos value.

Te recomendamos: carteras de acciones value.

Averigua en qué activos y acciones invierte un fondo de inversión

Averigua en qué invierte tu fondo

Accede a tu cuenta

×